Etiquetas

1865-1936)Cuando vayan mal las cosas (1) 9 de octubre de 2016 Dolor. Partió (1) Adan Echeverria (1) adela margarita salas (1) Adela Margarita Salas La Matanza (1) Aidenor Aires- Bahía -Brasil (1) Aidenor Aires/ Goiânia (1) Aldo Novelli (1) Alejandra Burzac (1) Alejandro Lavquén Santiago/ Chile (1) Alexandra Botto - Monterrey (1) ALMA KARLA SANDOVAL ARIZABALO México (1) Álvaro Olmedo (1) Ana María Odo / Buenos Aires (1) Ana María Parlamento/ Buenos Aires Argentina (1) ANAMARÍA MAYOL San Martín de los Andes en la Patagonia /Argentina. (1) Andrea Trotta (1) Antonio Gabriel Guzzo Ruiz (1) Antonio Gabriel Guzzo Ruiz San Juan Argentina (5) Argentina (2) Autoridades de Cultura de la Provincia (1) B i b i A l b e r t// Buenos Aires Argentina (1) Bicentenario de la Independencia Argentina . VIVA LA PATRIA (1) Blanca Cecilia Pineda (1) Brasil (1) Bs. As. Argentina (1) CABALLOS EN LA HISTORIA Y LA LEYENDA / A MI HIJO JAVIER (1) CABALLOS EN LA HISTORIA Y LA LEYENDA / A MI HIJO JAVIER -( La leyenda) (1) Cactus/ San juan Argentina (1) Carlos Adolfo Cid (1) DAMIÁN C. LÓPEZ / Argentina (1) Daniel Alarcón Osorio (1) DECIMO ENCUENTRO COMUNITARIO INTERNACIONAL ENTRETEJIENDO IMAGEN Y PALABRAS (1) Día de la MUJER- / María Esther Robledo B. (1) Diciembre de 2016 ¡Feliz Navidad!/ ¡Feliz año 2017! (1) Dolor. Dolor. Partió (1) Dra. Berta Kleingut de Abner diserta sobre BORGES JUSTICIA POETICA. (1) EL DECIMO ENCUENTRO COMUNITARIO INTERNACIONAL HUGO MUJICA-- SAN JUAN ENTRETEJIENDO IMAGEN Y PALABRAS (1) El horcón de mi hogar (1) El Verso Toma la palabra (1) Enriqueta Noemí BorrelloSan Martín. Pcia de Bs. As. Argentina. (1) Entretejiendo Imagen y Palabra (1) escritora colombiana (1) ESCRITORES-María Esther Robledo B. (1) Fundación de San Juan Argentina--Robledo María Esther B (1) Goiás (1) Graciela Susana Puentes (1) Graciela Urcullo (1) Graciela Urcullu (1) Gregorio Angelco (1) Gregorio Angelco/ Renca / Santiago / Chile (1) HIMNO A SARMIENTO (1) Hugo Mujica (3) Hugo Mujica Buenos Aires/Argentina (1) Inauguración del VI Encuentro Entretejiendo Imagen y Palabras (1) Ing. Martín Alejandro Guzzo (1) Insentivar la lectura y creatividad (1) Irene Raquel Gerschon (1) Jorge Ariel Madrazo (1) Jorge Claudio Simiz (1) Jorge Leonidas Escudero (4) Jorge Leonidas Escudero / Nuevo libro (1) JORGE LEONIDAS ESCUDERO Sanjuan Arrgentina (1) JOSE ALBERTO CHIRINO (1) José Ángel Fernández Silva (1) Juan Bautista Melo Brandan (1) JUANY ROJAS La Florida Santiago Chile (1) lanca Pineda y Vilma Truncellito /Colombia - Argentina (1) LAURA OROBIA-CÓRDOBA/ ARGENTINA (1) Leonel Ramírez Cerquera (1) LILA LEVINSON (1) LILIANA ELIZABETH DIAZ (1) Liliana Josefa (1) Los escritores de ENTRETEJIENDO IMAGEN Y PALABRAS en las aulas. (1) Lourdes Aquino (1) Lucía Dolores (1) Lucía Dolores QUIROGA/ Buenos Aires Argentina (1) Lucila Rosario Lastero (1) Luis Holgado (1) Luz Amparo Carranza G. Encuentro Entretejiendo (1) Luz Amparo Carranza Guerrero/ Bogota- Colombia (1) Ma familia. Mis hijos (1) Magdalena Fuentes (1) Marcela Garcia Ferré (1) Margarita Inés Roledo (1) Maria Alejandra Araya (1) María del Carmen Suarez (2) María Esther Robledo B (2) María Esther Robledo B. (2) María Esther Robledo B. /San Juan Argentina (1) María Eugenia Hernandez Salais (1) María Eugenia Hernández Saláis / México (1) María Josefina Benavidez de Robledo (1) María Silvia Paschetta (1) María Silvia Paschetta /Cordoba Argentina (1) Mariano Rodrigo Mariani (1) Marta Noemi Merigo (1) Marta Renée Cámpora/ San Juan (1) México. (1) Miro alrededor -- María Esther Robledo B. (1) Nélida Astorga de Chirino /San Juan Argentina (1) Noemí Brawn (1) Nora Adriana Lucero (1) Nora Lucero (1) Norberto Antonio / Rosario / Santa Fe /Argentina (2) Nuevo León (1) Pablo Maldonado y Belén Ramet (1) Partió (1) PERSONAL DIRECTIVO DOCENTE Y ESPECIAL DE LA ESCUELA MALVINAS ARGENTINAS (1) Poema SI - IF Rudyard Kipling en español e ingles (1) Poemas y Comentario del Libro Huella De María Esther Robledo b. (1) Ponencia: MARÍA DELCARMEN ZUAREZ (1) Presentación del Libro “El monte de los retratos" (1) QUIROGA (1) Ramon Alejandro José (1) Robledo María Esther Premio Hans Christian Andersen 2016 (1) Rubén Darío en su centenario María Esther Robledo B. (1) Rubén Darío/Mes febrero / María Esther Robledo B. (1) Rudyard Kipling El libro de la selva (1) Rudyard Kipling (India (1) San Juan Argentina abre sus puertas para entretejer imagen y palabras (1) Sanjuanino (1) se fue un amigo. Victor Condat Nobre (1) se fue un amigo. Victor Condat Nobre (2) Se fue. Poema de María Esther Robledo B. (1) Sergio Soler (1) SONIA PARISI Mendoza – Argentina (1) Teresa del Valle Drube (1) Tucumán / Argentina (1) Valeria Zurano Buenos Aires Argentina (1) VI Encuentro entretejiendo imagen y palabras (1) Vilma Truncellito (1) Vilma Truncellito y Liliana Garcia Nudelman (1) Zeppilli (1)

martes, 17 de junio de 2014

Liliana Teresa Chavez ---Córdoba Argentina







Miro hacia arriba
Veo claves del aire y olvido.
Con gusto echaría mis horas a dormir.

Nada me conforma.
La única herramienta de la que dispongo
es el torpe latido de mi tiempo
piedra móvil sobre la que apenas logro sostenerme.

Y la vida parece un puñado de cartas sin comodines.
Valijas al pie de una escalera por la que nadie baja.

Me asomo a la ventana.
El sol ilumina esa otra vida que no tengo.

*


Duelen /esas hojas que caen del árbol/
en medio de la primavera
L.Ch


El dolor
acuchilla
nuevamente.
Se ensaña
con las cuentas de fe
con el ayuno.

Lo suyo es un monólogo:
comienza y termina
en abismo
como una palabra
que atada al árbol de la muerte
sigue teniendo hijos.


*

Dónde cavar,
cuándo cortar el gajo
en qué orilla.

No se detienen
los punteros del tiempo.

Se deshacen los moldes
en la curvatura de la vida
cuando se cree tener
todo
y de pronto
nada.

*

Que me duele esto, aquello
que es injusto perverso delicado
patético, a destiempo, demasiado
nuestra ardua costumbre
de mirar el cielo
como si fuera el precipicio.

*

Acabo de llegar con una piel nueva
incluso extraña para mí
los días que se quebraron
mientras el corazón miraba
quedaron atrás.
He bajado al nido del veneno y regresado
las hiedras de sombras
murieron de sed

leves marcas han quedado
nada más

Todo aquel tiempo se ha disuelto

No más marañas.
Sólo nudos que agua que desatar.


LA TRADICION ORAL Y SUS VINCULOS CON LO FANTASTICO

Por  Lily Chavez
                        Cuando se abren las puertas y ventanas de esa gran casa que es la tradición oral nos admiramos de todo lo que han hablado y hablan  de ella en cualquier región, en cualquier país, por más lejano que parezca, incluso, en cualquier tiempo. Y tanto se ha dicho que podemos mencionar infinidad de autores que han escarbado en la historia de la tradición oral y que lograron  excelentes trabajos académicos. La bibliografía es abultada y posiblemente lo sea todavía más porque la tradición oral conserva todos los dones: conjuga palabra, memoria, pasión, emoción, desarrolla la imaginación, construye ámbitos afectivos, valores, vida; nadie permanece indiferente a lo que genera. Casi diría que la tradición oral y sus vínculos sobreviven debido a que  nos dejamos seducir por esa memoria colectiva e individual que nos salpica.
No tengo la mínima pretensión de basarme en el contenido de  obras y estudios académicos ni en sus conclusiones, sólo hablar desde la reflexión que impone la propia experiencia, mirando de frente y no de soslayo, lo que trae el agua de los ancestros, los mundos pequeños que encerramos en nuestras mentes de niños, el mecanismo del habla que ellos utilizaron. La palabra oral, la palabra voz es toda una  huella,  ejerce matices, cadencias, reflota sonoridades, artificios, nos hace visualizar con el alma, imágenes reales o ficticias. Nos da defensa y resistencia.
Ígor Stravinsky decía que la palabra es un límite más que una posibilidad. Seguramente él  pensaba  en la música como una entrega más solvente. Tal vez tuviera su razón pero que sucede cuando a la palabra se la acompaña con sonidos, acordes, ademanes, expresiones gestuales, ¿acaso no toma más vida, no saca músculos, no se agranda en ternura? 
Muchos piensan que la tradición oral ha sufrido los avatares del tiempo, que ha llegado a nuestros días con  distorsiones, aspirando aire de humo, debilitada, sin piel. Que a pocos interesan esas historias que alimentaron a generaciones enteras.  Será eso, o seremos nosotros, que acelerados, inquietos, sin tiempo para escuchar y contar, para armar nuestro propio escenario vamos de a poco matando el fuego de la imaginación, el derecho al asombro, y perdiendo además,  la posibilidad de atesorar la belleza que traduce todo aquello que se dice oralmente.
El narrador tradicional recibe la palabra escuchando, ayudado de la memoria, fomentando la conversación, prestando atención a quienes cuentan con experiencia y años. Pero ese mismo narrador ha sabido también  leer, inyectarse pasión al momento de expresar su lectura y trasladarla a quienes lo escuchan;  la creación está allí, en el gesto, en el modo, en la intención de llegar al otro. Sabe que todo lo que nace sin fe, sin entrega  se desintegra, más aún si quienes reciben son jóvenes en aprendizaje.

Lo contado, sin importar de la época que venga trae un bagaje interesante de imágenes, de creencias y si esos relatos son a la vez basados en hechos fantásticos, extraordinarios o sobrenaturales, tenemos la alternativa de asumirlos válidos para el espíritu o interpretarlo en sus claves realistas, traer la trama a los objetivos, a las metas, a los valores actuales, a la cotidianidad urbana. Lo que sí no podemos, es permitirnos dudar que este  dar y recibir de la palabra oral es positivo,  parte de los folclores regionales, de las raíces y  de lo popular y me atrevo a decir, de la historia de la humanidad.
Sabemos de la conexión de la oralidad y la literatura fantástica, sabemos que la ciencia ficción y el terror, tiene sus orígenes en la mitología y en los cuentos populares narrados durante siglos. Y hay una apertura. En el siglo XIX empieza a diferenciarse el relato tradicional de las nuevas creaciones (Véase Lord Dundany o Willian Morris) y con la llegada de Tolkien, Lewis o Robert Howard, la tradición extiende sus ramas y con el aporte de otros recursos, hasta  el cine se convierte en otra oralidad.
Siempre he sentido que bajo el cobertor de la palabra se está a salvo. Y cuando esa palabra tiene la sabiduría a flor de piel seguramente, nos edificará con fortaleza para el futuro.  La vez que me pregunté de dónde venía este amor mío por la narrativa,  tuve que mirar el pasado. Todos debemos hacerlo. Allí encontré entre los recuerdos disparadores,  a mi abuelo Bernardo, ya jubilado, sentado en una banqueta alta mirando por el postigo de la casa esquina donde vivía y que daba a la calle. Esperaba que yo saliera del colegio cada tarde y me sentaba frente a él, en una silla chiquita de madera. Mis ojos quedaban a la altura de sus manos morenas apoyadas sobre la rodilla. Con el tiempo me pregunté (más de una vez)  qué me impactaba más: sus cuentos  o esas manos  con artrosis deformante que aún no olvido. Ese abuelo  primero insistía en saber  cómo me había ido en la escuela y luego decía: Hoy he leído la historia del águila atrapa niños y todo yo era oídos. Al día siguiente era la víbora que por las noches se bebía la leche de una madre primeriza ;siempre algo distinto,  excepto que yo pidiera volver a escuchar un cuento en especial. Aquello que contaba era tan apasionante como temerario pero yo seguía sin faltar a las citas de las seis de tarde. No sabría decir si lo que contaba era verdad en alguna pequeña proporción  o plena invención, pero les aseguro que  yo me creía todo, y ahí estaba la verdadera magia.  
En esta relación de  la tradición oral con lo fantástico, quisiera referirles  algunas apreciaciones de escritores muy cercanos a los argentinos que aportaron a sus cuentos lo fantástico, lo fuera de lógica, lo muchas veces incomprensible y misterioso y que nos han maravillado.  Julio Cortázar definía lo fantástico como un sentimiento, incluso un poco visceral, un sentimiento que lo acompañaba desde el comienzo de su vida. Calificaba de “extrañamiento” ese sentimiento que dejó reflejar  en la mayoría de sus cuentos. Decía que todo el tiempo, en cualquier momento, en la cama, en el ómnibus, bajo la ducha, hablando, caminando o leyendo, tenía como pequeños paréntesis en esa realidad y era por ahí, donde una sensibilidad diferente aparecía, donde algo fantástico se filtraba. 
Bioy Casares argumentaba que hechos  simples – como la aparición de un fantasma - necesitaba de un ambiente o  atmósfera propicia: una persiana que se golpea, una lluvia intensa o  un inesperado llamado a la puerta. Y ahí me detengo, la sensación es una con la lectura y otra si nos narran la historia pero la dos causan un efecto que, la mayoría de las veces, funciona como generador de otras situaciones que tenemos instaladas en la memoria. La diferencia está en los recursos que permite la narración oral: las expresiones del cuerpo, los gestos y no importa que tan inverosímil sea la historia, pone en suspenso, deja para después,  cualquier pensamiento e interpretación realista.
Vengo de Córdoba, una provincia que cuenta como pocas, con gran cantidad de misterios, mitos y fantasmas del imaginario popular. Los fantasmas agitaban y acechaban las sombras en las orillas suburbanas y ni siquiera el racionalismo y la fe, el progreso de la ciencia como fuente de explicación pudieron dispersar las historias que habitaban la mente de los pobladores: La Pelada de la Cañada hacía que las mujeres fueran a la misa del alba y dieran  rodeos para evitarla y los vigilantes sólo se aventuraran a rondar a caballo y de a pares cuando pasaban por la Cañada. Tantos fueron quienes aseguraban haber visto al Jinete en llamas, tantos otros al Chancho Benedito, La gallina gigante, Los degolladitos, El burro de los siete chicos, el Lobisón, y muchos más. Ni siquiera la reconocida escritora Cristina Bajo pudo abstraerse de la presencia de un fantasma en una centenaria casa quinta de Alberdi, donde vivió.
Y es en  Córdoba que vive también María Teresa Andruetto, una escritora de importante trayectoria que recibió en el 2012 el Premio de Literatura Infantil Hans Christian Andersen y que menciono, por su estrechez con la literatura fantástica. María Teresa ambienta cuentos populares, algunos de vieja tradición oral,  en el paisaje cordobés, los puebla de elementos familiares y objetos identificables con la realidad cotidiana. Todo un mundo conocido, cercano, donde irrumpen seres sobrenaturales o fenómenos inexplicables.  Una escritora  sensible, que sabe cómo llegar a sus lectores niños y adolescentes. Esa estrechez entre la tradición oral y lo fantástico se traduce con lucidez en cuentos suyos como:  “Tatita córteme las uñas” “Los sueños de José”, “Albóndigas de pescado” “Una sombra negra”, “El guante de encaje”, “La mujer del moñito”, “El anillo encantado”, entre otros. Del prólogo del libro  La mujer vampiro, extraigo estas palabras:  las historias de miedo nacen de la necesidad de hablar de esos miedos, de enfrentarlos a través de las palabras. Y pienso que debe ser así, si pensamos en  la gente de campo, reunida junto al fogón y bajo  toda la textura de la noche contando historias sobre la luz mala , cementerios y ánimas.
La tradición oral y lo fantástico nos permite iluminar la imaginación, esa coexistencia nos hace ver que algunos mundos aunque parezcan no son irreconciliables.



LILIANA TERESA CHAVEZ, nació en Deán Funes, Córdoba en 1956. Narradora y poeta. Participó en más de 40 antologías del país y del extranjero. Integra REMES (Registro Mundial de Escritores en español). Ha integrado el Grupo Literario El ático ( publicó Jueves) y Ángulos de la locura (Antología ). Forma parte del staff del Boletín Literario Basta ya! de publicación mensual virtual e impresa  y es colaboradora de varias páginas de difusión cultural. Cofundadora de Artistas y Pensadores Independientes (api) e iniciadora junto a Laura García del Castaño del Café Literario La bandada. Conduce desde el 2009 el programa radial Luna de Pájaros. Tiene inédita una novela y dos libros de cuentos. Ha publicado los poemarios: “Sobre lo baldio” (Argos, 2009) y “Dos estaciones y media”, (El Mensú Ediciones,2012

3 comentarios:

Rosa Lía dijo...

Muy buenos poemas Lily, un gusto leerte.

claudia tejeda dijo...

tu poesía transmite intensidad, hay un contacto con la magia cuando te leo.

Abrazo

Revista la Mancha dijo...

Liliana, además de disfrutar tu poesía, te dejo el enlace de la publicación que hicimos en base a un bello libro tuyo que nos obsequió Juany Rojas.

Saludos.
http://www.lamanchadesdequilicura.blogspot.com/2014/06/larga-distancia-liliana-teresa-chavez.html