Etiquetas

1865-1936)Cuando vayan mal las cosas (1) 9 de octubre de 2016 Dolor. Partió (1) Adan Echeverria (1) adela margarita salas (1) Adela Margarita Salas La Matanza (1) Aidenor Aires- Bahía -Brasil (1) Aidenor Aires/ Goiânia (1) Aldo Novelli (1) Alejandra Burzac (1) Alejandro Lavquén Santiago/ Chile (1) Alexandra Botto - Monterrey (1) ALMA KARLA SANDOVAL ARIZABALO México (1) Álvaro Olmedo (1) Ana María Odo / Buenos Aires (1) Ana María Parlamento/ Buenos Aires Argentina (1) ANAMARÍA MAYOL San Martín de los Andes en la Patagonia /Argentina. (1) Andrea Trotta (1) Antonio Gabriel Guzzo Ruiz (1) Antonio Gabriel Guzzo Ruiz San Juan Argentina (5) Argentina (2) Autoridades de Cultura de la Provincia (1) B i b i A l b e r t// Buenos Aires Argentina (1) Bicentenario de la Independencia Argentina . VIVA LA PATRIA (1) Blanca Cecilia Pineda (1) Brasil (1) Bs. As. Argentina (1) CABALLOS EN LA HISTORIA Y LA LEYENDA / A MI HIJO JAVIER (1) CABALLOS EN LA HISTORIA Y LA LEYENDA / A MI HIJO JAVIER -( La leyenda) (1) Cactus/ San juan Argentina (1) Carlos Adolfo Cid (1) DAMIÁN C. LÓPEZ / Argentina (1) Daniel Alarcón Osorio (1) DECIMO ENCUENTRO COMUNITARIO INTERNACIONAL ENTRETEJIENDO IMAGEN Y PALABRAS (1) Día de la MUJER- / María Esther Robledo B. (1) Diciembre de 2016 ¡Feliz Navidad!/ ¡Feliz año 2017! (1) Dolor. Dolor. Partió (1) Dra. Berta Kleingut de Abner diserta sobre BORGES JUSTICIA POETICA. (1) EL DECIMO ENCUENTRO COMUNITARIO INTERNACIONAL HUGO MUJICA-- SAN JUAN ENTRETEJIENDO IMAGEN Y PALABRAS (1) El horcón de mi hogar (1) El Verso Toma la palabra (1) Enriqueta Noemí BorrelloSan Martín. Pcia de Bs. As. Argentina. (1) Entretejiendo Imagen y Palabra (1) escritora colombiana (1) ESCRITORES-María Esther Robledo B. (1) Fundación de San Juan Argentina--Robledo María Esther B (1) Goiás (1) Graciela Susana Puentes (1) Graciela Urcullo (1) Graciela Urcullu (1) Gregorio Angelco (1) Gregorio Angelco/ Renca / Santiago / Chile (1) HIMNO A SARMIENTO (1) Hugo Mujica (3) Hugo Mujica Buenos Aires/Argentina (1) Inauguración del VI Encuentro Entretejiendo Imagen y Palabras (1) Ing. Martín Alejandro Guzzo (1) Insentivar la lectura y creatividad (1) Irene Raquel Gerschon (1) Jorge Ariel Madrazo (1) Jorge Claudio Simiz (1) Jorge Leonidas Escudero (4) Jorge Leonidas Escudero / Nuevo libro (1) JORGE LEONIDAS ESCUDERO Sanjuan Arrgentina (1) JOSE ALBERTO CHIRINO (1) José Ángel Fernández Silva (1) Juan Bautista Melo Brandan (1) JUANY ROJAS La Florida Santiago Chile (1) lanca Pineda y Vilma Truncellito /Colombia - Argentina (1) LAURA OROBIA-CÓRDOBA/ ARGENTINA (1) Leonel Ramírez Cerquera (1) LILA LEVINSON (1) LILIANA ELIZABETH DIAZ (1) Liliana Josefa (1) Los escritores de ENTRETEJIENDO IMAGEN Y PALABRAS en las aulas. (1) Lourdes Aquino (1) Lucía Dolores (1) Lucía Dolores QUIROGA/ Buenos Aires Argentina (1) Lucila Rosario Lastero (1) Luis Holgado (1) Luz Amparo Carranza G. Encuentro Entretejiendo (1) Luz Amparo Carranza Guerrero/ Bogota- Colombia (1) Ma familia. Mis hijos (1) Magdalena Fuentes (1) Marcela Garcia Ferré (1) Margarita Inés Roledo (1) Maria Alejandra Araya (1) María del Carmen Suarez (2) María Esther Robledo B (2) María Esther Robledo B. (2) María Esther Robledo B. /San Juan Argentina (1) María Eugenia Hernandez Salais (1) María Eugenia Hernández Saláis / México (1) María Josefina Benavidez de Robledo (1) María Silvia Paschetta (1) María Silvia Paschetta /Cordoba Argentina (1) Mariano Rodrigo Mariani (1) Marta Noemi Merigo (1) Marta Renée Cámpora/ San Juan (1) México. (1) Miro alrededor -- María Esther Robledo B. (1) Nélida Astorga de Chirino /San Juan Argentina (1) Noemí Brawn (1) Nora Adriana Lucero (1) Nora Lucero (1) Norberto Antonio / Rosario / Santa Fe /Argentina (2) Nuevo León (1) Pablo Maldonado y Belén Ramet (1) Partió (1) PERSONAL DIRECTIVO DOCENTE Y ESPECIAL DE LA ESCUELA MALVINAS ARGENTINAS (1) Poema SI - IF Rudyard Kipling en español e ingles (1) Poemas y Comentario del Libro Huella De María Esther Robledo b. (1) Ponencia: MARÍA DELCARMEN ZUAREZ (1) Presentación del Libro “El monte de los retratos" (1) QUIROGA (1) Ramon Alejandro José (1) Robledo María Esther Premio Hans Christian Andersen 2016 (1) Rubén Darío en su centenario María Esther Robledo B. (1) Rubén Darío/Mes febrero / María Esther Robledo B. (1) Rudyard Kipling El libro de la selva (1) Rudyard Kipling (India (1) San Juan Argentina abre sus puertas para entretejer imagen y palabras (1) Sanjuanino (1) se fue un amigo. Victor Condat Nobre (1) se fue un amigo. Victor Condat Nobre (2) Se fue. Poema de María Esther Robledo B. (1) Sergio Soler (1) SONIA PARISI Mendoza – Argentina (1) Teresa del Valle Drube (1) Tucumán / Argentina (1) Valeria Zurano Buenos Aires Argentina (1) VI Encuentro entretejiendo imagen y palabras (1) Vilma Truncellito (1) Vilma Truncellito y Liliana Garcia Nudelman (1) Zeppilli (1)

viernes, 8 de mayo de 2015

Zeppilli, Liliana Josefa - Córdoba - Argentina


Zeppilli, Liliana Josefa 





LEYENDA DE LA MULITA Y DEL PELUDO
(Versión   divulgada por los soldados del ¨Fuerte de las Tunas¨, Córdoba, Argentina  donde sucedieron los hechos que dan origen a esta leyenda)

Alrededor de 1750 comienza a utilizarse una ruta que va desde Cuyo, Villa Mercedes, Fuerte Villa Concepción de Río Cuarto, Punta del Sauce, Laguna de las Tunas y Buenos Aires. Esa ruta llegó a ser muy transitada por tropas de carretas transportando mercaderías varias, Mensajería y Chasquis (mensajero que solía ir a caballo).
Las condiciones climáticas del lugar, abundante pasto y agua, hicieron que el ganado Cimarrón se multiplicara en gran cantidad. Esto fue de muchísimo interés para blancos e indios, ya que el cuero comenzaba a tener gran valor; con él se fabricaban puertas, ventanas, calzado, tapas de libros, baúles, bolsas, techos para viviendas; tientos para atar la madera de los navíos, para  lazos. Con el sebo se fabricaban velas, se alimentaban candiles.
El gran interés por el ganado Cimarrón atrajo a Mapuches y Ranqueles que arreaban gran cantidad de ellos a Chile. También el gaucho realizaba grandes vaquerías (encierro, apropiación y matanza de animales) en plena llanura. Lo que al principio se realizó en la provincia de Buenos Aires, se extendió al Departamento Unión y Marcos Juárez de la provincia de Córdoba.
El Cabildo de Buenos Aires, frente al problema del ganado sin dueño, determinó que correspondía a descendiente de conquistadores, ya que los primeros animales habían sido traídos por los conquistadores, por tal motivo, estos, para tener derecho a vaquear, debían inscribirse en el Cabildo y se les otorgaba zonas para tal fin. Quienes tenían permiso para vaquear comenzaron a hacer rodeos y  marcaban a fuego toda la hacienda que pudieran arrear pasando así a ser de su propiedad. También fueron de su propiedad las zonas por ellos señaladas; para determinar los límites de cada una y con el propósito de retener la hacienda, se cavaban zanjas (los Irlandeses se destacaban en ese trabajo) El gaucho vio en ellas una traba  a su libertad. Luego se reemplazó la zanja por  ¨cercos Vivos¨ formados por árboles y arbustos espinosos como el Añapinda, el Espinillo, la Cina Cina y el Cactus. De esta forma nacieron las primeras estancias. (En el año 1875 aparece el alambrado.)
El ganado se exportaba y había alcanzado un valor elevado, a raíz de eso, cada día se incrementaba el número de indígenas y gauchos que se dedicaban a vaquear. Además, era común que asaltaran a las carretas que transportaban mercadería, a los Chasquis, y a todo viajero que transitara la ruta de San Luis a Buenos Aires, ya que esta atravesaba la zona donde ellos realizaban sus vaquerías y, también, mantenían algunos asentamientos cerca de la laguna  ¨Las Tunas¨ (llamada así porque abundaban en ella los cactus conocidos como ¨ Tunas¨, cuyo fruto es comestible y de agradable sabor)
A raíz de todo esto, el gobierno decide reforzar la línea de fuertes con el propósito de poner límites al indio, levantando así el ¨Fuerte de las Tunas¨ al sureste y a poca distancia de la laguna del mismo nombre. Se enviaba a los fuertes, a los gauchos que estaban (según las autoridades) fuera de la ley; por ese entonces se aplicaba la ¨Ley de Vagancia¨: pasaba a ser parte del ejército, quien no pudiese comprobar un trabajo fijo.
Juanón Lucerna, que se  dedicaba  a las vaquerías junto a los indios, estaba enamorado de Mainé( joven indígena), que vivía en el asentamiento Ranquel, más próximo a la ¨Laguna de Las Tunas¨; como no tenía trabajo fijo, luego de una razia policial, lo obligaron a ¨conchabarse¨ al ejército y lo destinaron al ¨ Fuerte de las Tunas¨.
Allí, como en todos los fuertes, de castigo a quienes intentaran desertar o cometieran alguna desobediencia, se los estaqueaba al sol librados a la voluntad de Dios (a muchos los dejaban hasta que perdieran el conocimiento o hasta que murieran). Juanón, no aceptaba perder a su amada, tampoco se podía resignar a la vida miserable del fuerte; por eso, decidió escapar para llegar a la toldería y quedarse a vivir allí, junto a Mainé, que también lo amaba.
La misma noche, los soldados del fuerte los atraparon, ella quedaría cautiva a merced de las necesidades de los habitantes del fuerte, y a él lo estaquearían al amanecer.
Cuando  fueron a buscarlos al calabozo para hacerles cumplir la pena, encontraron solo a una mulita y a un peludo, juntos, en una fosa. Al no hallar ninguna explicación,  lo atribuyeron a un milagro de Vutachao (el gran padre y el Dios supremo de los Ranqueles) para salvarlos del terrible castigo.
Contaban los soldados (en su mayoría gauchos) que esa noche, Mainé y Juanón, hicieron un pacto para permanecer juntos eternamente: ella comió verduras envenenadas y él, carne envenenada; luego cavaron un pozo en el que, juntos, se encomendaron a Vutachao. Abrazados elevaron sus oraciones y esperaron la muerte, por eso, así, muy juntos,  encontraron a ambos animales. Sostiene esa versión, el hecho de que La Mulita y El Peludo tienen  gran parecido físico entre sí, muchísima gente los confunde; ambos viven en madrigueras. La mulita es  pequeña, poco cavadora por sus uñas débiles, de hábitos diurnos, se alimenta de vegetales; en cambio, el peludo, de mayor tamaño, cavador, consume carroña e insectos; es de hábitos nocturnos, para pasar inadvertido a los ojos de los humanos. - Por si aún lo buscan las autoridades- .



Liliana presentandose en el encuentro


En el fondo de Casa de M.E. Junto a Rosa Gomez y Noeme Brown

                                                        
                                                  Mudanza

Dos mudanzas marcaron cambios en mi vida.
 A pocas horas de nacer, con la piel tersa y luminosa, me convertí en el centro de interés de familiares y amigos. 
Sin cambiarme demasiado, fueron pasando por las calles lunas y soles… vientos, tormentas, lluvias… En fin, muchos años.  Supe del amor, de la amistad, de encuentros… de pérdidas. Nunca me pregunté cómo, pero lo supe…Tal vez por ellas…mis hermanas…Más observadas que yo, más jóvenes… Que hablaban de esas cosas, en mi mismo lenguaje.
Pasó el tiempo y me sentí como olvidada. Las otras, las más jóvenes, las recién nacidas, pasaron a ser el centro de interés. Me sentía ignorada… Hasta desconocía las voces y las personas que me rodeaban. ¡Claro! El tiempo, poco a poco, las fue renovando.
Un día aparecieron algunas cajas, y, por las conversaciones que oí, se trataba de una mudanza. Mudanza destinada a los habitantes más viejos de la casa. Entendí que viviría en otro lugar. Lugar destinado a los más viejos. Como yo…
El cambio fue rápido. Mi espacio era limpio, pequeño y luminoso. En  un primer momento sentí temor…Mucho temor… Estaba entre desconocidos…Aunque… Había algo que me daba fortaleza y confianza, algo muy importante, todos contábamos muchos calendarios, en una sola palabra, todos éramos viejos. Algunas personas sentían curiosidad por nosotras y venían a visitarnos…Eso nos hacía sentir bien… Nos sentíamos útiles cuando podíamos contar lo que, hasta hoy, recordamos: costumbres de aquella época, como vestían, como se peinaban, como calzaban, como se conformaban las familias, etc. Algunas personas, muchas, nos regalaban el calor de sus manos dejando las huellas de sus dedos sobre nuestra piel, quizá para hacernos sentir que no estábamos solas…Para permanecer con nosotras en el tiempo….Para acompañarnos infinitamente…
No sé porqué, otra mudanza. ¡Otra mudanza! Otra vez el temor a lo desconocido…Menos mal que nos llevaron a todos… Todos los viejos juntos…eso nos daba una pizca de confianza…Creo que alguno quedó en el camino. Estaban en otro ambiente, no los conocía, nada sé de ellos…
Ahora, estamos bastante incómodas: Apretadas, y nadie se interesa por nosotras. La luz no existe, el aire tiene olor a encierro y a humedad. Tal vez porque hablábamos siempre del mismo tema, repitiéndolo una y mil veces; nos depositaron aquí, donde nadie nos visita. La puerta de madera nos permite escuchar que, del otro lado, pasa mucha gente, siempre se oyen voces y pasos. ¿Sabrán que estamos aquí? ¿Sabrán como duele la soledad? ¿Sabrán como hiere el olvido? ¿Sabrán como lastima la indiferencia?
Pasó algún tiempo, a raíz de la falta de calendarios no logré contar los días transcurridos, sólo la textura y el color de mi piel delataban ese tiempo. Ya estábamos acostumbrándonos a la soledad, al olvido, a la indiferencia…Un día, entre las voces y los pasos, se mezclaron ruidos conocidos por todos nosotros. Ruidos que nos recordaban a los que habíamos oído antes de cada mudanza, ruidos que nos hacían presagiar un nuevo traslado…Ruidos que nos hacían temer…Cada cambio empeoraba nuestra situación…
Luego de unas pocas rotaciones del planeta, dos o tres días, los ruidos a cajas, vacías y llenas, ya estaban incorporados a nuestras vidas, voces desconocidas hablaban de llevar al basural, de vender, de regalar…de libros viejos… Entretenida, escuchando esas conversaciones, no me di cuenta en qué momento abrieron la puerta de donde estábamos y comenzaron a transportarnos.
No sé si llamarle mudanza; nos llevaron a otro ambiente que está separado, de la casona que habitábamos, unos pocos metros, unido a ella, por un camino de cemento y una galería con techo de chapa.
El nuevo espacio que nos contiene es más grande, mucho más grande. También somos muchos, muchos más, los viejos que estamos allí. Comenzaron a visitarnos (con cada lluvia) las goteras, el aire y el viento que nos acomoda y reacomoda a su antojo, el polvillo que de tanto crecer, se vuelve demasiado pesado y nos molesta, y las arañas que tejen artesanales telas por todas partes. Eso sí, vemos la luz del sol que amablemente dejan pasar las aberturas rotas.
Mi piel se va tornando oscura, la siento reseca y ajada; temo no poder contar, en el futuro,  de las costumbres de aquel tiempo; quizá alguien necesite saber lo que mis compañeras y yo, aún,  recordamos… ¡Qué pena!
Perdón, olvidé presentarme, soy la fotografía de una familia que habitó Alejo Ledesma en sus primeros años de vida. Estuve con ellos, luego en el Museo, después en el interior de un mueble en la Casa de la Cultura; ahora, en lo que era la cocina de esa misma casa, la casa que habitó la familia Schiavoni.


El Encuentro en la Escuela Gallardo Valdez



Liliana Leyendo sus trabajos


Liliana Josefa Zeppilli nació en Arias, vive en Alejo Ledesma (Cba.) Argentina. Representante de AMÉRICA MADRE en A. Ledesma, coordinadora de la Asociación de Escritores Ledesmenses ¨Lidia Schiavoni. En dos oportunidades ocupó el cargo de ¨Encargada de Cultura¨ en la Municipalidad de A. Ledesma. Profesora de Guitarra, Dibujo y Pintura, Folclore. Participa de numerosas Antologías y Encuentros de Escritores Nacionales e Internacionales. Ha recibido premios en poesía y cuentos en certámenes nacionales. Ha publicado: Siluetas, Hebras de Luna, Caminando (poemarios);  De Frutilla y de Limón, Entre Brujerías y Mimos, El Calendario, En la cocina, ¿De Brujas?, La Bataraza - 4 tomos - (infantiles, poemas y cuentos).  Varios inéditos.



En la Bodega y Museo Grafiña



En el Museo FanKlin Rawson

No hay comentarios: